Cómo sembrar berenjenas

berenjena plantada

La berenjena es un tipo de hortaliza de fruto comestible, la planta de la berenjena es poseedor de una gran cantidad de nutrientes que son beneficiosos para la salud.

Si bien sembrar berenjenas no es demasiado complicado, es importante tener en cuenta que se trata de una hortaliza muy exigente, ya que esta planta requiere de mucho sol y espacio para crecer.

Además, como todas las plantas solanáceas, es muy voraz y exige grandes cantidades de agua y nutrientes como es la berenjena.

Así que ya lo sabes, si estás dispuesto a plantar berenjenas en tu huerto o jardín, deberás tomar tiempo para atenderla. Podemos asegurarte que con los primeros brotes sentirás que todo ha valido la pena.

Características de la berenjena

La berenjena es un tipo de hortaliza de fruto comestible característico por su llamativo color púrpura. Existen muchos tipos de plantas berenjenas, cada una con su particular tamaño, forma y color, aunque todas ellas poseen una gran cantidad de nutrientes beneficiosos para nuestra salud.

Vamos a hacer nuestro semillero de berenjenas:

  • Preferiblemente hacerlo a mediados o a finales de invierno.
  • Comprar las semillas u obtenerlas del fruto del año anterior.
  • Preparar las bandejas de semilleros, vasitos reciclados de café o envases de yogures, haciendo agujeritos en el fondo para drenar el exceso de agua. (profundidad de 8-10 cm).
  • Rellenar los envases con sustrato para semilleros, dejando un dedo sin cubrir, apretándolo un poco con los dedos el sustrato.
  • Colocar 2-3 semillas en cada alveolo o envase para elegir la más fuerte cuando germinen).
  • Tapar con sustrato las semillas, de dos a tres veces su tamaño.
  • Aplicamos un buen riego con un aspersor.

El riego de las berenjenas

Como hemos dicho anteriormente, la berenjena requiere un riego abundante y regular ya que el suelo debe estar húmedo en todo momento. Es imprescindible que el riego sea regular porque, además, la berenjena debe permanecer expuesta al sol durante mucho tiempo.

Lo ideal, es instalar un riego por goteo de manera que nunca le falte agua y evitar el encharcamiento. Regando uno o dos días a la semana, conseguiremos la humedad óptima para nuestra planta. Recuerda que no soporta el encharcamiento del suelo, así que debes asegurarte de que tu huerto no tienda a inundarse.

berenjenas plantadas

El clima óptimo para las berenjenas

El cultivo de las berenjenas se produce sobre todo en verano ya que es una planta que soporta mejor el calor y es bastante sensible al frío. Podríamos decir que es la hortaliza que más calor necesita y requiere entre ocho y diez horas de luz para su cultivo. El sol directo le proporcionará suficiente luz y calor para su crecimiento. De lo contrario, tendremos malformaciones en las flores y en las hojas, una deficiente fecundación y el ahilamiento.

La temperatura ideal estaría comprendida entre los 23 y 25 grados. Si la temperatura es mayor, la planta soporta bien siempre y cuando la humedad sea la adecuada.

Por último, evita cultivar berenjenas en una zona con corrientes o vientos fuertes ya que podrían dañar la planta y sus flores.

Los nutrientes

Es estrictamente necesario que la berenjena esté muy bien abonada, especialmente a partir del cuajado de los primeros frutos, momento en el que se puede aplicar algo más de abono, ya que la época de cosecha es bastante larga.

Te recomendamos que uses lo que se conoce como fertirrigación carbónica que consiste en el uso de agua carbonatada para el riego. Esto favorecerá la acidificación del suelo que, a su vez, facilitará la solubilidad y la correcta absorción de los nutrientes.

Los valores de pH óptimos para el cultivo de la berenjena oscilan entre 6 y 7. Es recomendable que re asegures de medir el pH de la tierra y ajustes la necesidad si es necesario.

El sustrato

No se trata de un cultivo exigente en cuanto al sustrato ya que posee un sistema radicular muy potente y de mucho crecimiento. Sin embargo, es necesario que tenga un buen drenaje y que esté bien aireado y mullido.

Intenta mezclar la tierra con una buena cantidad de compost o abono y mantenlo siempre húmedo.

Si quieres cultivar berenjenas en macetas, necesitarás una con al menos 30 litros de capacidad y plantar solo una planta por maceta. Te recomendamos que, para que conserve mejor el calor, uses una de cerámica que cuente con un buen drenado.

Sembrar berenjenas

Preferiblemente, hazlo al aire libre, en un lugar donde le dé el sol directo durante, al menos ocho horas. Hacerlo al aire libre favorece el acceso a la luz solar y pueden ser polinizadas.

Verás los primeros brotes después de una semana o diez días. Cuando estos brotes hayan alcanzado una altura de 15 cm es el momento de su trasplante.

muchas berenjenas

El trasplante

Realiza el trasplante cuando el clima sea lo suficientemente cálido. Cava huecos para insertar el plantel en un suelo previamente trabajado y bien abonado. Recuerda que debe tener mucha profundidad para que las berenjenas crezcan y se desarrollen correctamente.

Las plantas deberán contar con una separación de al menos 50 cm para que el aire circule adecuadamente y les dé suficiente luz.

El tutorado de la berenjena

Las berenjenas necesitan un sistema de apoyo para que crezcan lo suficiente y, como consecuencia, produzcan más frutos. Además, el tutorado ayudará a que no se partan los tallos por el peso de los frutos y mejora las condiciones de ventilación y luz.

La poda de la berenjena

Si queremos mejorar la calidad de los frutos, es necesario podar la planta según vaya creciendo. Tendremos que podar las ramas que tengan por debajo de la primera ramificación de manera que delimitaremos el número de tallos con los que se desarrollará la planta.

Por otro lado, es recomendable quitar los frutos mal formados o dañados para que nuestras berenjenas crezcan con más fuerza.

¿Cuándo cosechar berenjenas?

La cosecha de los frutos se inicia entre los dos y tres meses después del trasplante por lo que se trata de un cultivo de ciclo medio-largo.

Es importante cosechar las berenjenas cuando el fruto aún no haya madurado por completo y antes de que se formen las semillas ya que pierden parte de sus propiedades y los frutos con semillas amargan el paladar. Sabremos que es el momento exacto de cosecharlas cuando al tocar la parte superior notemos que está un poco blanda. Además, el fruto deberá presentar un color brillante.

Una vez cosechada, te recomendamos que la consumas inmediatamente. Las puedes conservar unos días en la nevera, pero nunca más de dos semanas porque probablemente aumenten las pudriciones.

Plagas y enfermedades comunes

Los hongos afectan mucho a estas plantas, al igual que a todas las solanáceas. A continuación detallamos las más comunes y cómo combatirlas:

 Trips

Son insectos voladores que dejan unas manchas blancas con puntos negros en las hojas. Se recomienda una aplicación combinada del extracto de neem y jabón potásico para combatirlo.

 Escarabajo de la Patata

Se trata de una oruga que se come las hojas. Se recomienda quitarlas manualmente, tantos los adultos como los huevos y aplicar Bacillus.

Oídio

Para prevenirlo se recomienda instalar un sistema de riego por goteo y aplicar cola de caballo. Si la planta está infectada se deben cortar las hojas.

Mosca blanca

Para prevenirla se puede pulverizar el envés de las hojas con jabón potásico al 1% con agua de lluvia o destilada.

Araña roja 

Es común que aparezcan cuando la planta está en invernadero. Lograremos combatirla si regamos de noche y mediante aspersión para mantener la humedad.

Principales beneficios de las berenjenas

La berenjena es una hortaliza que provee de una combinación impresionante de minerales y vitaminas. Además, aporta una interesante cantidad de fibra, ácido fólico y manganeso.

También nos aporta potasio, imprescindible para una buena actividad muscular y esencial para los impulsos nerviosos. Ayuda a eliminar toxinas gracias a su efecto diurético así que se convierte en un remedio eficaz para la retención de líquidos y regular la tensión arterial.

Es un buen aliado para las personas que quieren hacer dieta, pues los compuestos de la berenjena aumentan la saciedad y reducen el apetito.

Como Sembrar Berenjena En Maceta en Video

Consejos:

  • Necesitan una temperatura de entre 12-15 º para empezar el proceso de germinación.
  • Tardarán de 10-15 días en brotar.
  • Proteger el semillero de los vientos y de las bajas temperaturas nocturnas.
  • Una vez que veamos que brota la primera planta, es conveniente ponerla al sol directo.
  • Controlar la humedad, que no se nos seque el sustrato.
  • Dejar una distancia entre cada planta de berenjena de unos 30 cm.
  • Ten en cuenta que la berenjena requiere entre 8 y 10 horas de luz para su cultivo, ya que es muy sensible al frío.
  • Puedes preparar semilleros o plantones si estás en una zona con un clima continental o bien sembrar directamente si estás en una zona con clima templado.
  • El sol directo y pleno proporcionará suficiente luz y calor para estimular el crecimiento de tus plantas.
  • Durante los días más cortos del año es necesario aprovechar al máximo las horas de luz para evitar el ahilamiento, malformación de flores y hojas  o una deficiente fecundación.
  • La temperatura media para un buen crecimiento está comprendida entre los 23 y los 25º C, aunque soporta bien temperaturas más elevadas, siempre que la humedad sea la adecuada, llegando a tolerar hasta 40-45ºC.
  • Así como las temperaturas bajas, las muy húmedas también pueden afectarlas, provocando que sus flores se caigan. Además, pueden reducir el proceso de fecundación, dando como resultado menos frutos.
  • Evita cultivar las berenjenas en zonas con corrientes vientos fuertes porque pueden dañarlas.
berenjena plantada

Características principales de la berenjena

La berenjena forma parte del grupo de las solanáceas, por lo que están emparentadas con el tomate, la papa y el pimiento. 

Actualmente no conocemos el origen exacto de esta hortaliza, pero se considera nativa de la India por los innumerables documentos escritos que la ubican en el estado de Assam (al noreste de la India), así como en Birmania y en China.

Las berenjenas pueden dividirse en tres variedades dependiendo de su forma:

Globosa: son características por su piel brillante, de color morado y pulpa verde. Poseen un peso medio de 200 a 300 gramos.

Alargadas: también poseen una piel brillante y morada oscuro, pero su peso es menor, rondando los 180 gramos. Como su nombre indica, poseen una forma alargada. Es la que más se conoce en Europa.

Esféricas: tienen una piel morada oscuro, brillante y uniforme. Pesan entre 230 y 260 gramos.

Además de las que hemos mencionado anteriormente, también existe la berenjena jaspeada, que posee una piel de dos colores (blanca con pintas verdes y moradas). Su peso medio ronda los 200 gramos.

 ¿Sabías qué…?

Para los platos y recetas que requieren cocción, es mejor usar las berenjenas de forma globosa o esférica. Si lo que quieres es rellenarlas, es mejor usar la variedad alargada.

Artículos relacionados