Cuidados echeveria agavoides

Suculentas  >> Cuidados echeveria agavoides

echeveria agavoides planta

Echeveria Agavoides es una suculenta popular que se usa a menudo como planta de interior. Las echeverias tienen hojas gruesas y carnosas que crecen en rosetas de 8 pulgadas de diámetro.

Se pueden propagar mediante esquejes de tallo, esquejes de hojas o injertos, y vale la pena saber cómo cuidar adecuadamente esta planta. Este artículo explica lo que necesita saber sobre el cuidado y la reproducción de Echeveria agavoides.

Echeveria Agavoides son plantas suculentas de la familia Crassulaceae. Se originan de los desiertos de México y tiene forma de roseta. Sus hojas tienen un borde rojo, por lo que a menudo se le llama «equidna de lápiz labial o pintalabios». Esta echeveria también se llama «agave de cera derretida» debido a su parecido con la planta de agave. Esta suculenta puede crecer hasta 8 pulgadas de alto, lo que la convierte en una excelente opción para espacios pequeños.

Cuidados de la Echeveria Agavoides

Necesidades de iluminación y exposición solar Las suculentas del género Echeveria, como Echeverias agavoides, requieren pleno sol o sombra parcial. Necesitan al menos seis horas de luz solar indirecta al día para prosperar. El sol de la mañana o de la tarde es ideal para estas plantas.

No les gusta demasiado la luz solar directa porque puede causar quemaduras. En áreas con veranos calurosos y fuerte exposición al sol, Echeveria agavoides puede necesitar sombra.

Al cultivar echeveria en interiores, necesita un alféizar bien iluminado y mucha luz natural. Las ventanas orientadas al norte son las mejores, pero las ventanas orientadas al oeste o al este están bien. Las suculentas Echeveria Agavoides no deben colocarse en la sombra completa, ya que necesitan suficiente luz solar para la fotosíntesis.

cuidado echeveria agavoides - Cuidados echeveria agavoides

Riego de la Echeveria Agavoides

Echeveria Agavoides es una suculenta, lo que significa que tiene la capacidad de almacenar agua. Las echeverias son sensibles al riego excesivo o insuficiente, por lo que es importante saber cómo regarlas adecuadamente.

Las echeverias necesitan agua cuando el suelo comienza a secarse. Para verificar, presione ligeramente la parte superior de ½ pulgada de la mezcla de tierra, si se pega, significa que se necesita un riego rápido. No riegue la planta si no hay resistencia al presionar ligeramente la mezcla de tierra.

La echeveria se debe regar hasta que el agua comience a fluir desde el fondo. También es importante no regar en exceso las plantas de echeveria. Asegúrate de que haya drenaje en el fondo o dañarás las raíces y matarás al equidna.

Suelo

La  Echeveria agavoides de prefieren una mezcla de suelo que aporte un buen drenaje y aireación. Se puede plantar en una mezcla de tierra para cactus o cualquier otra mezcla de tierra suculenta bien drenada, como 50 % de turba y 50 % de perlita (o similar).

Trate de evitar mezclas que contengan compost, ya que esto puede provocar la pudrición de la raíz de la planta. Antes de plantar suculentas en macetas, asegúrese de que el tipo de suelo adecuado tenga al menos una pulgada de profundidad para acomodar las raíces.

Las plantas de Echeveria prefieren suelos bien drenados con poca materia orgánica. Esto se descompondrá en el suelo y creará nutrientes para el crecimiento de las plantas.

cuidar echeveria agavoides - Cuidados echeveria agavoides

Temperatura y humedad

A las plantas de Echeveria Agavoides les va bien en diferentes temperaturas y humedad. Pueden prosperar en temperaturas de 55 a 85 grados Fahrenheit y hasta un 80 por ciento de humedad relativa.

A las plantas les gustan las temperaturas cálidas, pero no demasiado, ya que se quemarán o se secarán sin suficiente humedad. En cuanto a los niveles de humedad, la media debería rondar el 70%. Este nivel puede variar dependiendo de la ubicación de la planta.

Si las plantas no reciben suficiente humedad en el interior, deben regarse varias veces al día para satisfacer sus necesidades.

Abono

Las plantas de Echeveria no requieren alimentación frecuente. Si ve que las suculentas comienzan a marchitarse o sus hojas se vuelven amarillas, puede ser hora de fertilizar. Si no hay signos de marchitez o muerte, aunque no haya sido fertilizada durante varios meses, la planta no necesita ningún fertilizante, solo los nutrientes de la lluvia.

Si crees que necesitas alimentar a tus plantas, puedes utilizar un abono de liberación lenta o un abono líquido diluido a la mitad. Los fertilizantes líquidos se pueden aplicar vertiéndolos sobre el suelo, aplicándolos directamente sobre los tallos secos antes de regar o usando un rociador.

Los fertilizantes de liberación lenta son mejores para las plantas de Echeveria Agavoides que viven en macetas de barro. Se absorben en la mezcla de tierra más lentamente y no usan demasiada sal de tierra rica en sodio.

Plantación y trasplante

Las plantas de Echeveria Agavoides crecen rápidamente, por lo que deben trasplantarse anualmente. Las plantas en macetas a menudo se necesitan cuando la planta ha crecido más allá de su contenedor actual o casi toca el borde.

La planta también puede crecer en macetas más grandes si tiene suficiente tierra para el crecimiento y drenaje de las raíces. Si esta suculenta Echeveria no tiene suficiente espacio para madurar con el tiempo, es posible que deba comprar una maceta más grande.

Si vas a trasplantar la planta, espera hasta que esté seca. Plantar o trasplantar una maceta de Echeveria Agavoides en condiciones húmedas solo acelerará el proceso de descomposición.

Poda

Los Echeveria Agavoides no precisan poda. Todo lo que tienes que hacer es retirar las hojas viejas y eventualmente se marchitará.

Al quitar las hojas viejas, tenga cuidado de no jalar demasiado fuerte, ya que esto puede perjudicar a la planta. Las hojas se marchitarán con el tiempo y deben retirarse con cuidado para no dejar marcas en los tallos de Echeveria agavoides.

Plagas y enfermedades

Las suculentas de Echeveria agavoides son susceptibles a las cochinillas. Estas plagas generalmente se eliminan simplemente lavándolas con agua o una solución jabonosa diluida, pero pueden reaparecer con el tiempo. Si la planta está infectada, lo mejor es deshacerse tanto de la plaga como de los huevos en el suelo. Esto evitará la reinfección en los próximos meses.

La suculenta Echeveria Agavoides también sufre de botrytis, que desarrolla manchas borrosas en las hojas. En la mayoría de las plantas afectadas por este hongo, el problema se resolverá naturalmente si se eliminan las hojas muertas tan pronto como aparezcan los primeros síntomas. Sin embargo, las plantas con sistemas inmunológicos debilitados o aquellas que crecen en ambientes húmedos tienen más probabilidades de morir después de la primera ronda de infección. Para estas plantas, use un fungicida para evitar que la infestación se propague más.

Artículos relacionados