Árboles y plantas de sombra

Árboles >> Árboles y plantas de sombra

planta en semisombra

Introducción

Todas las plantas necesitan luz solar para sobrevivir, pero algunas son más intensas que otras. Las plantas de sombra son aquellas plantas que crecen bien en el jardín donde no les llega la fuerte luz del sol. Son especies que requieren muy poca luz para sobrevivir, con hierbas delicadas y algunos arbustos resistentes que estarán felices en un jardín con poco sol. Son adecuados tanto para jardines orientados al norte como para lugares sombreados bajo árboles u otros arbustos.

Algunas plantas o arbustos para zonas sombrías que dan flor:

1. El rododendro

flores moradas de Rododendro

El rododendro es un arbusto o árbol pequeño que presenta hermosas flores de color rosa, lavanda o blanco que adornan los jardines templados de todo el mundo. Si no puedes mantenerlo en el suelo, no te preocupes, por su propia naturaleza, los rododendros pueden vivir toda su vida en macetas. Florecen en primavera, momento en el que se convierten en una impresionante exhibición de color. Sus requisitos son un poco altos cuando se trata de cultivo. Necesitan un clima templado, con cuatro estaciones completamente diferentes, pero sin temperaturas extremas. Puede soportar temperaturas desde un mínimo de -4ºC hasta un máximo de 30ºC. En climas cálidos, o en veranos extremadamente calurosos (+31ºC), tiene serios problemas con su crecimiento, por lo que es difícil verla bonita.

2. La azalea

planta de azalea con flores moradas

Las Azaleas son unos de los arbustos favoritos de la gente. Florece tanto en primavera que las hojas suelen esconderse detrás de delicados y preciosos pétalos. Es importante que tanto si nuestra azalea está en macetas como en el jardín, la tierra sea ácida, tenga un pH entre 4 y 6, y esté bien drenada. En suelos calcáreos, sus hojas se vuelven rápidamente amarillas por falta de nutrientes, principalmente hierro y manganeso.

3. Mahonia

árbol de Mahonia bajo sombra con flores amarillas

La Mahonia es un arbusto de hoja perenne que se puede cultivar en maceta ya que solo mide 1,5 metros de largo. Es redondo, de aspecto muy compacto, muy pequeño… pero muy elegante. Esta planta no requiere ningún cuidado especial para sobrevivir, aunque sí prefiere climas ligeramente más frescos, aunque esto no impedirá que crezca en climas mediterráneos siempre que esté protegida de la luz solar directa en esas zonas. De hecho, la Mahonia pueden incluso crecer a plena sombra.

4. La Camellia

flor de Camellia de color morada rosa

La camelia es un género de arbustos muy popular: las especies que lo forman producen en primavera unas preciosas flores de colores muy alegres y que además destacan por su tamaño. La camelia se cultiva principalmente en regiones con climas templados, donde las estaciones varían mucho, pero no hasta los extremos. Las hojas son de hoja perenne, coriáceas, de color verde oscuro brillante, con el margen entero o ligeramente aserrado y puntiagudas. Las flores suelen ser grandes y constan de cinco sépalos, aunque se han logrado híbridos de doble flor, es decir doble corona, en variedad de colores, las camelias pueden ser: rosas, rojas, amarillas, blancas o incluso marmoladas en estas patrón de sombras.

5. La Vinca minor

flores de vinca minor de color azul

La Vinca minor es una gran planta para decorar tu jardín y patio. Crece bastante rápido y florece espectacularmente, casi completamente cubierto de flores desde la primavera hasta principios del otoño. Es rastrera y tapizante. Las flores aparecen de primavera a otoño, solitarias, de color púrpura azulado o blanco, de 2-3 cm de diámetro. El fruto es un par de folículos de 25 mm de largo con muchas semillas en su interior.

6. Hebe

planta de hebe con flores moradas

El Hebe no crecen mucho, lo cual hace que la idea de tenerlos siempre en maceta sea muy atractiva; además, producen curiosas y bellas flores en lugares protegidos del sol directo. Por si fuera poco, no son tampoco difíciles de tener en interior.

Algunas plantas o arbustos para zonas sombrías que NO dan flor:

1. Aucuba japonica (laurel manchado)

hojas verdes y amarillas de Aucuba japonica

El laurel manchado es un pequeño arbusto de hoja perenne, de 1 a 3 metros de altura. Las hojas del laurel manchado son las más destacadas por sus puntas características, de donde proviene el nombre común de laurel manchado. Son de forma ovalada y tienen un aspecto brillante con bordes irregulares. Las manchas suelen ser amarillas o marrones, según la variedad. Los más comunes son los crotones con manchas amarillas.

El laurel manchado tiene pequeños frutos del tamaño de una aceituna que son de colores brillantes y de color rojo intenso. A medida que maduran, adquieren un aspecto brillante. Para identificar cuáles son plantas masculinas y femeninas, solo tenemos que fijarnos en este fruto. La fruta de color rojo brillante crece en la planta hembra, por lo que podemos usarla como indicador

2. Laurel

planta de Laurel

Son árboles y arbustos de hoja perenne. Estas plantas leñosas tienen hojas verdes simples que miden unos 10 cm de largo y 3 cm de ancho. Las flores florecen en primavera, agrupadas en cimas axilares, unisexuales, muy pequeñas, de color amarillo verdoso. Los frutos son bayas oscuras, generalmente de color negro azulado.

3. Pittosporum

Pittosporum 300x300 - Frutales bajo sombra

La forma de Pittosporum llama la atención por sus pequeñas hojas y delicadas flores. Es de pequeño tamaño, apenas dos metros de altura. Sus tallos son negros y las hojas perennes pueden ser verdes con plata o jaspe claro y verde. Las hojas de Pittosporum miden unos siete centímetros de largo y son onduladas. Cuando son jóvenes, estas plantas tienen forma de pirámide, pero a medida que maduran, se vuelven redondas. Por la noche, desprenden una fuerte fragancia similar al olor a miel.

4. Arce japonés

árbol Arce japonés plantado en maceta

El arce japonés es un árbol pequeño que se puede cultivar en jardines y macetas porque su crecimiento está bien controlado cuando se poda correctamente. Se caracteriza por sus hojas en forma de palma abierta, lo cual es muy atractivo, y aunque se la considera elegante, fuerte y rústica, pierde sus hojas cada otoño, solo después de que el color se torna rojizo. Es originaria de Japón y Corea. Los arces japoneses pueden alcanzar hasta los 10 metros, y en algunos casos muy especiales, hasta los 15 metros, y sus hojas tienen forma de palma con una punta al final. Los arces japoneses tienen flores pequeñas, cada una con 5 pétalos, que aparecen en primavera. Cuando llega el otoño, las semillas que contiene caen junto con todas las hojas.

Artículos relacionados