Cómo cultivar la patata china: La guía definitiva

Semillas  >> Cómo cultivar la patata china

cuidado patata china

Cultivar patatas es fácil, y no son sólo para comer. Hay muchos tipos diferentes de patatas que se han desarrollado para fines y condiciones de cultivo específicos.

Cultivar patatas chinas puede ser un reto; sin embargo, con los conocimientos y la preparación adecuados, puede tener éxito.

Aunque parezca que todo lo que necesitas para cultivar patatas chinas es tierra, agua y sol, hay algo más que eso. Deberás tener en cuenta los niveles de pH, la exposición a la luz, el tipo de suelo, el programa de riego y mucho más antes de lanzarte a cultivar.

En esta guía cubriremos todo lo que necesitas saber sobre el cultivo de patatas chinas.

Desde la preparación del terreno hasta las técnicas de cosecha, estos consejos le ayudarán a que su cultivo tenga un buen comienzo.

¿Qué es una patata china?

La patata china (también conocida como patata de boniato) es una hortaliza de raíz amilácea estrechamente relacionada con el boniato. Estas plantas producen grandes tubérculos que se cosechan durante el otoño y el invierno.

Pueden comerse como una patata o utilizarse en otras recetas como sustituto de las patatas. Las patatas chinas se cultivan a menudo para alimentar al ganado, así como para el consumo humano. Son una buena fuente de almidón, fibra y vitamina B6.

Dependiendo de cómo se preparen, también pueden contener una cantidad importante de minerales como el potasio, el hierro y el magnesio.

Aunque su aspecto es similar al de las batatas, hay algunas diferencias importantes. Las patatas chinas son blancas o amarillas por dentro y tienen una piel marrón.

Tienen un sabor más suave que las batatas y son más fáciles de cultivar.

Cuándo plantar patatas chinas

Aunque las patatas chinas pueden crecer en casi cualquier clima, suelen cultivarse en zonas con temporadas de crecimiento largas y cálidas.

Las patatas chinas son un cultivo de temporada larga, lo que significa que tardan mucho en brotar y madurar. Por esta razón, la plantación debe realizarse alrededor de la época de la última helada en su zona.

Así, las plantas tendrán tiempo de madurar antes de que vuelvan las heladas. – Hileras:

El momento de plantar las patatas chinas depende del lugar donde se viva.

Plantar demasiado pronto podría dar lugar a rendimientos inferiores a los normales, así que asegúrate de esperar el momento adecuado.

Si vives en un clima cálido, puedes plantar entre seis y ocho semanas antes de la última fecha prevista para las heladas.

Si vives en un clima más frío, puede que tengas que esperar hasta el final del verano para plantar.

– El espacio: El espacio que le des a cada fila de plantas dependerá de la variedad que hayas elegido.

Si estás cultivando una variedad específicamente para alimentar al ganado, deberás dar mucho espacio a cada planta.

Si cultivas una variedad destinada al consumo humano, deberás darles menos espacio.

Condiciones de cultivo de las patatas chinas

Las patatas chinas no son exigentes con el suelo, aunque producirán tubérculos más grandes si se cultivan en un suelo rico en nutrientes.

Evite utilizar suelos muy abonados, ya que pueden hacer que las plantas crezcan demasiado rápido y produzcan tubérculos pequeños.

Las plantas no son muy exigentes con el pH. Un pH de 6,5 a 7,5 debería ser suficiente.

– Temperatura: Las patatas chinas prefieren el clima cálido y no deben plantarse en zonas donde la temperatura pueda descender por debajo de los 50 grados Fahrenheit.

– Agua: Las patatas chinas son en realidad muy resistentes a la sequía, pero aun así hay que darles mucha agua. Si se las riega constantemente, producirán cosechas más grandes y abundantes.

Preparación de las semillas de patata china

Antes de plantar tus patatas chinas, tendrás que preparar las semillas.

Deben plantarse con los brotes hacia abajo. Si se plantan con los brotes hacia arriba, es probable que se pudran antes de tener la oportunidad de crecer.

Cuando se compran las semillas, suelen estar recubiertas de una sustancia que hay que eliminar antes de plantarlas.

Coloca las semillas en un cuenco con agua y frótalas entre los dedos.

El recubrimiento se desprenderá con el agua y las semillas podrán plantarse con normalidad.

Paso a paso: Cómo cultivar patatas chinas

– Preparar el suelo: Las patatas chinas se desarrollan mejor en un suelo rico y arcilloso que haya sido enmendado con compost u otra materia orgánica. Antes de plantarlas, cava unos centímetros de materia orgánica en el suelo. Las patatas chinas crecen bien en casi cualquier tipo de suelo, pero los suelos arenosos deben enmendarse con materia orgánica para retener la humedad y evitar la deshidratación.

– Plantar las semillas: Cuando estés listo para plantar, deberás tener en cuenta algunas cosas. Las patatas chinas deben plantarse en hileras, con cada semilla plantada a unos 15 centímetros de distancia. Asegúrate de que las semillas estén plantadas al menos a cinco centímetros del suelo. Si se plantan a muy poca profundidad, pueden pudrirse antes de tener la oportunidad de crecer.

– Mantener el suelo: Una vez que las patatas chinas hayan brotado, necesitarán mucha agua y abono para crecer. Si tu suelo es arenoso, tendrás que regar regularmente para evitar que las plantas se sequen. Dependiendo del tipo de suelo, es posible que tengas que añadir un poco de fertilizante a la tierra. Esto ayudará a que las plantas crezcan grandes y sanas y produzcan una cosecha abundante.

Conclusión

Las patatas chinas producirán un gran rendimiento si cuentan con las condiciones adecuadas.

Si sigues los consejos de esta guía, no deberías tener problemas para obtener cosechas sanas y abundantes.

Si tus plantas no crecen tan bien como te gustaría, puede haber varias razones. Comprueba las condiciones del suelo para asegurarte de que son adecuadas para las plantas.

Si el suelo está demasiado seco, es posible que tengas que regar más a menudo. Si el suelo está demasiado húmedo, es posible que tengas que regar con menos frecuencia.

Los cultivadores también pueden considerar la posibilidad de añadir un poco de fertilizante a la tierra para dar a las plantas un impulso adicional.

Cuando hayas cultivado tus patatas chinas, puedes almacenarlas durante meses.

Para almacenarlas a temperatura ambiente, colócalas en un lugar oscuro y ligeramente húmedo.

También puedes guardarlas en un sótano si tienes uno.