Cómo cuidar orquídeas

Flores  >> Flores blancas  >> Cómo cuidar orquídeas

orquidea de color violeta blanca y amarilla

Las orquídeas son una de las flores decorativas más populares por la belleza de sus flores, especialmente por sus llamativos colores. Al mismo tiempo, son una planta muy delicada y requieren cuidados especiales para mantenerlas sanas. Si quieres regalar una orquídea, o alguien te la regaló pero no sabes muy bien lo que necesita, has venido al lugar indicado porque en este artículo te contamos cómo cuidar una orquídea para que pueda Decora tu hogar.

Debes identificar el tipo de orquídea que tienes. Hay muchos géneros de orquídeas, incluyendo Phalaenopsis, Oncidium, Cambrian, Dendrobium, Wanda, etc. El primero es el más común. Determinar de qué tipo es tu orquídea te ayudará a comprender sus características y los cuidados específicos que necesita, que pueden variar mucho según el género. Por lo general, puede saber el género de su orquídea por la pequeña etiqueta de identificación que viene con esta flor.

Usar maceta de plástico transparente.

Si bien muchas personas no lo saben, es muy importante mantener las raíces de las orquídeas en macetas o recipientes transparentes. Hay varias razones. En primer lugar, si hay demasiadas raíces o plagas, usar macetas de plástico es más fácil de controlar y, en general, nos ayuda a controlar la salud de las plantas. Sin embargo, lo más importante es que las macetas transparentes permiten que la luz del sol llegue a las raíces para obtener los nutrientes que necesitan. Si lo prefiere, también puede colocar macetas de plástico dentro de macetas decorativas más grandes para hacer que las plantas sean aún más hermosas.

Sustituir la corteza por tierra

Las orquídeas son flores silvestres que a menudo crecen en bosques tropicales y pantanosos. Por lo tanto, se recomienda mantenerlos en un ambiente con condiciones similares. Las hojuelas de corteza contienen una humedad diferente a la tierra para macetas y absorben la humedad que necesitan las raíces. Además, debido a que la corteza está suelta, las raíces tienen todo el espacio que necesitan para prosperar.

Riegue la planta sumergiéndola en agua.

Si riega la orquídea con una regadera, las raíces pueden aceptar fácilmente demasiada o muy poca agua. El agua debe llegar a todas las raíces, y solo si nos aseguramos de que se sequen después del último riego. Debido a su hábitat natural, las orquídeas están acostumbradas a las tormentas tropicales, por lo que necesitan que la superficie sobre la que crecen esté completamente húmeda. En general, debes remojar tus plantas una vez por semana (más o menos dependiendo de la estación y si las plantas están secas).

Importante: Drene el exceso de agua

Las orquídeas necesitan la cantidad adecuada de agua para empapar la superficie en la que crecen, pero no deben sumergirse en agua después de regar. Asegúrate de haber drenado el exceso de agua de la maceta para que no se sumerja cuando termines de regar.

Después de que hayan caído las flores, corta los tallos a la altura del primera yema

Una vez que puedas disfrutar de la belleza de las orquídeas y sus flores hayan caído, tendrás que podar las plantas. Para que siga creciendo, es importante que no pierda energía en el palo seco. Si las podas, conseguirás que vuelvan a florecer. Para asegurarse de no cortarlos demasiado, mire los pseudobulbos (pequeños brotes en el tallo) y corte el tallo por debajo.

Guarda tu orquídea en un lugar seguro

Mantener una orquídea en su hogar, oficina o área de oficina es fundamental para su salud. Al elegir el sitio, considere no solo cuán hermoso será allí, sino también las condiciones ambientales que tendrá. Entonces, un lugar con las mejores condiciones debe superar a un lugar que se ve bien. Los factores a considerar son:

Luz: Las orquídeas necesitan mucha luz, pero no luz solar directa. Los mejores lugares para ellos son cerca de ventanas y balcones, donde la luz del sol no entra directamente o puede ser filtrada por cortinas.

El lugar ideal también debe ser fácilmente ventilado para evitar un ambiente de mucha carga, pero tenga cuidado con las corrientes de aire que podrían dejar caer la orquídea.

Las orquídeas son flores tropicales, por lo que se deben evitar las temperaturas extremas, siempre entre 10 y 30 ºC.

Artículos relacionados