Guía paso a paso para plantar un naranjo

Guía paso a paso para plantar un naranjo – ¡Consejos y trucos incluidos!

cuidado naranjo

Plantar un naranjo es una excelente manera de añadir color y dulzura a su jardín. Es una experiencia gratificante que no sólo produce una fruta deliciosa, sino que también proporciona una inversión a largo plazo en su paisaje.

Con un poco de conocimiento, puede plantar y cultivar con éxito un naranjo sano. Esta guía paso a paso le proporcionará las herramientas y consejos que necesita para empezar. Aprenderá a elegir un naranjo, a preparar el suelo y a proporcionar los cuidados necesarios para que su árbol prospere.

Con un poco de paciencia y un entorno adecuado, podrás disfrutar de naranjas frescas y jugosas de tu propio árbol en poco tiempo.

Cómo elegir un naranjo

Hay que tener en cuenta algunos factores a la hora de elegir el naranjo perfecto para su jardín. En primer lugar, deberá decidir si quiere una variedad ornamental o un árbol que produzca fruta. A continuación, decida qué tamaño prefiere, ya que existen variedades enanas y semienanas. A la hora de elegir una variedad, es importante saber dónde se va a plantar el árbol, ya que los distintos tipos de naranjos se adaptan a diferentes climas. Intente evitar los naranjos ornamentales si vive en un clima sin heladas. Si va a plantar varios árboles, es conveniente elegir árboles que maduren al mismo tiempo para poder cosechar juntos. Además, asegúrate de elegir una variedad resistente a las enfermedades para aumentar las posibilidades de supervivencia de tu árbol.

Cómo preparar el suelo para la plantación

Antes de plantar, lo mejor es preparar el suelo eliminando las malas hierbas, las piedras y cualquier otro residuo. Añadir materia orgánica, como compost o estiércol envejecido, ayudará a mejorar la textura y el drenaje del suelo.

Si tu suelo es arenoso o tiene mucha materia orgánica, puedes añadirle materia orgánica para que sea más adecuado para un huerto de naranjos. Utiliza una pala para aflojar la tierra hasta una profundidad de unos 10-12 centímetros, y luego mezcla la materia orgánica.

Asegúrate de labrar la tierra a fondo para que no queden grumos. Una vez preparada la tierra, comprueba el nivel de pH del suelo. Un naranjo prefiere un pH entre 6,5 y 7,5, pero es posible que tengas que ajustar la tierra para alcanzar ese nivel. Por ejemplo, si tu suelo es demasiado alcalino (por encima del pH 7,5), puedes añadir agentes acidificantes para bajar el pH.

Por el contrario, si el suelo es demasiado ácido (por debajo de pH 6,5), puede añadir agentes alcalinizantes para aumentar el pH. En general, debes comprobar el pH del suelo cada pocos años, ya que puede cambiar con el tiempo. Para comprobar el nivel de pH del suelo, puedes comprar un kit de pruebas o utilizar una sonda para comprobar el pH del suelo (que se puede comprar en cualquier tienda de jardinería).

Plantar el naranjo

Si es la primera vez que planta un naranjo, lo mejor es empezar con una planta joven. Como ocurre con todos los árboles y plantas, hay momentos específicos del año en los que es mejor plantarlos. Evite plantar durante los calurosos meses de verano, ya que el árbol joven es más susceptible al estrés y a las enfermedades.

Lo ideal es plantar el árbol durante los meses de otoño o principios de invierno. Antes de plantar su árbol, retire cualquier envoltorio y afloje la tierra en el fondo del agujero hasta unos 25 cm. Asegúrate de que el agujero es lo suficientemente profundo como para que quepan las raíces de la planta.

Coloca el naranjo en el agujero y llénalo con la tierra que has retirado, añadiendo cualquier enmienda si es necesario. Mientras llenas el agujero, asegúrate de mantener el cepellón lo suficientemente alto como para que no quede sumergido en el agua.

Para ello, puedes colocar un ladrillo o algún otro objeto pesado encima de la tierra para mantenerlo en su sitio. Una vez que hayas plantado el árbol, asegúrate de añadir mantillo alrededor de la zona de las raíces para mantener la tierra húmeda y evitar el crecimiento de malas hierbas.

Riego y alimentación del naranjo

Durante el primer año después de plantar el árbol, asegúrese de regarlo con regularidad. Los naranjos son plantas muy sedientas y necesitarán ser regados aproximadamente una vez a la semana, dependiendo de la cantidad de lluvia que reciba.

Asegúrese de regar el árbol lenta y profundamente para fomentar un buen crecimiento de las raíces. Una vez que el árbol esté establecido (después de un año aproximadamente), querrá regarlo con menos frecuencia pero más profundamente.

Durante la temporada de crecimiento, deberá regar el árbol aproximadamente una vez a la semana. Si vive en un clima seco, es posible que tenga que regar más a menudo. Además de regar, deberá fertilizar su naranjo con regularidad.

Lo mejor es abonar el árbol en otoño, justo antes del invierno. Los naranjos se pueden abonar con un fertilizante equilibrado que tenga un porcentaje entre 10-10-10 y 12-12-12. Cuando alimente su árbol, evite fertilizarlo en exceso o su árbol podría crecer demasiado rápido y enfermarse.

Poda y formación de los naranjos

Como con todos los árboles, la poda es una parte importante del cultivo de naranjos. Puede podar su árbol en invierno o a principios de la primavera, antes de que comience el nuevo crecimiento. Al podar, es importante tener en cuenta la forma del árbol.

Si desea crear una espaldera (hacer crecer el árbol verticalmente contra una pared), entonces querrá podar la parte superior del árbol para mantener su forma. Si desea que el árbol crezca horizontalmente, entonces querrá podar los lados.

Deberá podar aproximadamente un tercio de las ramas del árbol cada año para mantenerlo sano y crear una forma equilibrada. Puede recortar las ramas a unos dos centímetros del tallo principal, eliminando los brotes que crecen hacia el centro del árbol.

También puedes podar el árbol en verano si notas que crece muy rápido y se vuelve frágil. Sin embargo, es mejor podar el árbol en invierno si crece demasiado despacio.

Cómo hacer frente a las plagas y enfermedades

Hay muchas plagas y enfermedades que pueden afectar a los naranjos, pero también hay muchas formas de prevenirlas. Puedes empezar por elegir una variedad de naranjo resistente a las enfermedades.

Evite manipular demasiado su árbol cuando es joven para evitar la propagación de enfermedades, y utilice siempre herramientas limpias para la poda. Los naranjos son sensibles al nematodo del nudo de la raíz, un gusano microscópico que daña las raíces.

Para prevenir el nudo de la raíz, aplique una solución para remojar las raíces antes de plantar y asegúrese de rotar el lugar donde planta sus naranjos. Los naranjos también son susceptibles a la mancha negra de los cítricos, un hongo que provoca la aparición de manchas negras en las hojas, así como a la roya y la costra, que aparecen como decoloración o manchas en las hojas. Para prevenir las plagas, asegúrate de regar tu árbol adecuadamente para que la tierra no se quede seca, dando a las plagas un lugar ideal para vivir.

Cosecha de naranjas

La mejor manera de determinar cuándo cosechar tus naranjas es comprobar la fruta. La fruta debe ser firme, pero con un poco de holgura. También debe tener un olor dulce. Coseche sus naranjas cuando tengan entre ocho y diez meses.

Para cosecharlas, primero use un cuchillo afilado para cortar el tallo de la fruta aproximadamente una pulgada por encima de donde está creciendo fuera de la fruta. Es mejor cosechar las naranjas por la mañana, cuando están frescas y la piel está húmeda.

Consejos para cultivar naranjos sanos

– Plante su árbol en un suelo bien drenado.

– Plante su árbol a pleno sol y manténgalo allí.

– Una vez que el árbol esté establecido, riegue sus árboles aproximadamente una vez a la semana.

– Mantenga su árbol acolchado y fertilizado regularmente durante la temporada de crecimiento.

– Asegúrese de eliminar cualquier plaga, enfermedad o parásito que pueda afectar a su naranjo.

– Tenga paciencia y disfrute de sus naranjos.

Hay tres tipos de naranjas: naranjas de ombligo, naranjas de sangre y naranjas dulces. Las naranjas de ombligo son las más cultivadas en EE.UU. No tienen semillas y tienen una piel suelta que es fácil de quitar. Las naranjas sanguinas tienen un zumo de color carmesí, mientras que las naranjas dulces tienen un zumo de color más anaranjado. Hay muchas variedades de naranjas, como la Valencia, la Navel y la Blush. Cuando plante su naranjo, intente encontrar uno que se adapte a su región.

Conclusión

Un naranjo es una hermosa adición a cualquier jardín. Aunque tarda en crecer, la recompensa es un suministro constante de deliciosas naranjas frescas.

A la hora de elegir un árbol, ten en cuenta que hay diferentes variedades de naranjas, incluidas las naranjas dulces y las naranjas sanguinas.

Cuando plante su árbol, es mejor hacerlo durante los meses de otoño o invierno. Asegúrese de regar su árbol con regularidad, cosechar cuando la fruta esté firme y podar para darle forma. FIN