10 frutas tropicales raras que tienes que probar

frutas exóticas raras

Descubriendo lo desconocido: 10 frutas tropicales raras que tienes que probar

Photo by SpencerWing on Pixabay

¿Alguna vez ha querido explorar lo desconocido? ¿Empujarse a probar algo nuevo, algo que nunca haya experimentado antes? ¿Por qué no empezar con algo delicioso? Hay una gran cantidad de frutas tropicales que crecen en rincones remotos del mundo, y muchas de ellas aún no han sido descubiertas por el mundo occidental.

Desde el dulce y pegajoso mangostán hasta el exótico y fragante durián, merece la pena seguir la pista a estas 10 frutas tropicales poco comunes y probarlas. No sólo están llenas de sabor y nutrición, sino que conocer estas frutas puede ser una experiencia realmente reveladora.

Así que, si quiere superar sus límites y explorar lo desconocido, ¿por qué no empezar con un bocado de una de estas raras y deliciosas frutas tropicales?

Mangostán

El mangostán es una fruta tropical dulce, fragante y exótica que procede de un árbol tropical de hoja perenne. El mangostán es originario del sudeste asiático, y también se cultiva en el sur de Asia, el Caribe, Sudamérica, Centroamérica y África occidental.

El mangostán también se conoce como la «reina de las frutas», ya que se considera una fruta rara y excepcional. Su elevado precio y su rareza lo convierten en un manjar muy codiciado. El mangostán no se parece a ninguna otra fruta: su carne es blanca, cremosa y rica, pero al mismo tiempo tiene una textura ligeramente fibrosa. Su sabor es dulce y fragante, con toques de cítricos y frutas tropicales.

El aroma es exótico y embriagador, lo que hace del mangostán una fruta verdaderamente especial y única. Los mangostanes son muy nutritivos y tienen grandes cantidades de antioxidantes y vitaminas. También son bajos en calorías y grasas, pero tienen un alto contenido en fibra dietética.

Los mangostanes son especialmente buenos para las personas con diabetes, ya que apenas afectan a los niveles de azúcar en sangre. El mangostán también es rico en compuestos antiinflamatorios, y se ha utilizado en la medicina tradicional durante miles de años.

Rambután

Los rambutanes son frutos tropicales y subtropicales agridulces que proceden de un árbol alto y puntiagudo originario del sudeste asiático. Los rambutanes también se conocen como el «rey de las frutas», ya que son muy apreciados y valiosos en sus tierras natales.

Los rambutanes también son conocidos como el «rey de las frutas», ya que son muy apreciados y valiosos en sus tierras natales. La pulpa del rambután es blanca, cremosa y rica como la del mangostán, pero con una textura más fibrosa.

El sabor es dulce y ácido, y el aroma es similar a una mezcla entre el lichi y el durián. Los rambutanes son muy nutritivos y tienen grandes cantidades de antioxidantes y vitaminas. También tienen pocas calorías y grasas, pero mucha fibra dietética.

Los rambutanes son especialmente buenos para las personas con diabetes, ya que apenas afectan a los niveles de azúcar en sangre. El rambután también es rico en compuestos antiinflamatorios, y se ha utilizado en la medicina tradicional durante miles de años.

Los rambutanes tienen una textura única, con un sabor agridulce que no se parece a ninguna otra fruta. Son muy fáciles de pelar y pueden comerse crudos, en escabeche o utilizarse en la cocina.

Salak

Los salaks son frutos tropicales y espinosos que proceden de una palmera. Son originarios del sudeste asiático, y también se cultivan en regiones tropicales de Sudamérica, África y el Caribe. El salak también se conoce como la «fruta de la serpiente», ya que su forma se asemeja a la de una serpiente cuando se corta.

La pulpa es blanca y gelatinosa, y tiene un sabor terroso. El sabor y la textura son muy inusuales, y el salak se compara a menudo con algas viscosas o calamares crudos. Los salaks son muy nutritivos y tienen grandes cantidades de antioxidantes y vitaminas.

También son bajos en calorías y grasas, pero tienen un alto contenido en fibra dietética. Los salaks son especialmente buenos para las personas con diabetes, ya que apenas afectan a los niveles de azúcar en sangre.

El salak también es rico en compuestos antiinflamatorios, y se utiliza en la medicina tradicional desde hace miles de años. Los salaks son muy fáciles de pelar y pueden comerse crudos o cocidos. Se utilizan a menudo en la cocina asiática y caribeña, y pueden comerse solos o en ensaladas y postres.

Pomelo

Los pomelos son cítricos grandes y fragantes que son un híbrido del pomelo y la naranja. Los pomelos también se conocen como el «pomelo chino», ya que se cree que son originarios de China. Los pomelos suelen ser más grandes que los pomelos y tienen una corteza gruesa y resistente.

La pulpa suele ser amarilla, pero también puede ser rosa. Los pomelos son muy jugosos, con un sabor fuerte e intenso. Los pomelos son muy nutritivos y tienen grandes cantidades de antioxidantes y vitaminas. También son bajos en calorías y grasas, pero tienen un alto contenido en fibra dietética.

Los pomelos son especialmente buenos para las personas con diabetes, ya que apenas afectan a los niveles de azúcar en sangre. El pomelo también es rico en compuestos antiinflamatorios, y se ha utilizado en la medicina tradicional durante miles de años. Los pomelos suelen consumirse crudos, y pueden comerse solos o en ensaladas y postres. También se puede utilizar en la cocina, y a menudo se emplea en la cocina asiática y caribeña.

Durian

Los durianes son frutos grandes y puntiagudos con una corteza dura y espinosa que proceden de un árbol tropical. Son originarios del sudeste asiático y también se cultivan en el sur de Asia, el Caribe, Sudamérica, Centroamérica y África occidental.

Los durianes también se conocen como el «rey de las frutas», ya que son muy apreciados y valiosos en sus tierras de origen. El nombre «durian» proviene de las palabras indonesias «dui» (con púas) y «ran» (fruta), y el nombre es apropiado. La fruta del durián es muy singular.

El olor es penetrante y se ha comparado con olores potentes y fuertes como el de la cebolla, el ajo, la gasolina y la carne podrida. El olor es tan fuerte y único que se ha prohibido en el transporte público, los hoteles y algunos lugares de trabajo.

El sabor es dulce, cremoso y rico como un flan. El durián es muy nutritivo y tiene grandes cantidades de antioxidantes y vitaminas. La pulpa es cremosa y rica, pero al mismo tiempo tiene una textura fibrosa. El sabor es dulce, cremoso y tiene un ligero toque de almendras. Además, el durián es bajo en calorías y grasas, pero tiene un alto contenido en fibra dietética.

Physalis

Los physalis son frutas pequeñas, dulces y tropicales que proceden de una pequeña flor parecida a un farol. Las physalises también se conocen como «linterna china», ya que la fruta parece estar cubierta por una linterna de papel.

Las physalises son originarias del sudeste asiático, y también se cultivan en Sudamérica, Centroamérica y África. Los Physalises también se conocen como «linterna china», ya que la fruta parece estar cubierta por una linterna de papel.

Los physalises son muy nutritivos y tienen grandes cantidades de antioxidantes y vitaminas. También son bajos en calorías y grasas, pero tienen un alto contenido en fibra dietética. Los physalis son especialmente buenos para las personas con diabetes, ya que apenas afectan a los niveles de azúcar en sangre.

El physalis también es rico en compuestos antiinflamatorios, y se ha utilizado en la medicina tradicional durante miles de años. Los physalis son muy fáciles de pelar y comer, y pueden consumirse solos o en ensaladas y postres. También se pueden utilizar en la cocina, y a menudo se emplean en la cocina asiática y caribeña.

Fruta del dragón

Las frutas del dragón son frutos tropicales espinosos que proceden de un árbol alto y con púas. Son originarias del sudeste asiático, y también se cultivan en el sur de Asia, el Caribe, Sudamérica, Centroamérica y África occidental.

La fruta del dragón también se conoce como la «fresa asiática», ya que su pulpa es roja y se parece a las pequeñas semillas de las fresas. La pulpa de la fruta del dragón es blanca, cremosa y rica como una fresa dulce. Su sabor es dulce y tropical.