Enfermedades comunes del tomate y cómo prevenirlas

enfermedades tomatera

Enfermedades comunes del tomate y cómo prevenirlas

Los tomates son un pilar fundamental en muchos huertos, ya que ofrecen una gran variedad de formas, tamaños y sabores. Por desgracia, también son vulnerables a una serie de enfermedades que pueden afectar a su salud y productividad.

Las enfermedades comunes del tomate pueden ir de leves a graves y causar retraso en el crecimiento, decoloración del follaje y frutos deformes. Afortunadamente, hay medidas que los jardineros pueden tomar para prevenir y controlar las enfermedades del tomate, ayudando a garantizar que su huerto sea lo más sano y productivo posible.

En este artículo hablaremos de las enfermedades más comunes del tomate, sus síntomas y las formas de prevenirlas y controlarlas.

Introducción a las enfermedades comunes del tomate

Existen varias enfermedades del tomate que pueden causar problemas a la planta. Algunas de estas enfermedades son más comunes que otras, pero todas ellas pueden controlarse con algunas medidas preventivas.

La mejor forma de tratar las enfermedades de la tomatera es detectarlas a tiempo y evitarlas por completo. Si una tomatera está enferma, dejará de producir nuevos tomates y supondrá un riesgo para las demás plantas del huerto.

Si tus plantas se infectan con enfermedades del tomate, intenta tratarlas lo antes posible para evitar que se propaguen. Algunas de las enfermedades más comunes del tomate son la marchitez bacteriana, el tizón temprano y tardío, la antracnosis, la marchitez por Fusarium, la marchitez por Verticillium y los nematodos.

Las marchiteces bacterianas son algunas de las enfermedades más comunes del tomate, ya que están causadas por bacterias. El tizón temprano y el tardío son dos de las enfermedades más graves del tomate. Pueden propagarse rápidamente a otras plantas, por lo que es importante ocuparse de ellas en cuanto se noten los síntomas.

Tipos de enfermedades del tomate

Marchitez bacteriana – La marchitez bacteriana es una enfermedad común del tomate causada por bacterias como la Pseudomonas syringae. Esta bacteria se transmite por el suelo y entra en la planta a través de las raíces. Una planta marchita es un signo inequívoco de marchitez bacteriana, aunque algunas marchitas no están causadas por esta enfermedad del tomate.

Sin embargo, el problema es que es difícil diagnosticar la marchitez bacteriana sin análisis de laboratorio. Los síntomas visuales incluyen el amarilleo de las hojas, el marchitamiento y el retraso del crecimiento. La planta no produce frutos y, si no se trata, morirá.

Tizón temprano – Aunque no es tan destructivo como el tizón tardío, el tizón temprano también es una enfermedad común del tomate causada por un hongo. Suele aparecer en las hojas al principio de la temporada de crecimiento, causando pequeñas manchas redondas que se vuelven marrones y se cubren de un moho blanco. Las hojas acaban marchitándose y muriendo, lo que frena el crecimiento de la tomatera. La fruta puede deformarse, es poco atractiva e invendible en el mercado.

Tizón tardío – Una de las enfermedades más comunes de la tomatera, el tizón tardío es una enfermedad del tomate causada por un hongo. Es más frecuente en climas húmedos y se propaga rápidamente, por lo que es importante mantenerse alerta en el huerto. Sus síntomas visuales incluyen manchas marrones en las hojas, tallos y flores; hojas empapadas y de color marrón oscuro; y una sustancia blanca parecida a una telaraña en el envés de las hojas.

Melting Out – El melting out es una enfermedad común del tomate causada por un virus, pero no suele ser tan grave como otras enfermedades del tomate. Aparece en forma de ampollas amarillas o marrones en los frutos y las hojas del tomate.

Marchitez por Fusarium – La marchitez por Fusarium es otra enfermedad común del tomate, especialmente en suelos arenosos. Es más destructiva en los tomates regados con agua rica en sodio. Los síntomas visuales de la marchitez por fusarium incluyen el marchitamiento y amarilleamiento de las hojas y el retraso del crecimiento. Los frutos pueden presentar zonas oscuras en la piel.

Marchitez por Verticillium – Es una de las enfermedades más comunes del tomate, causada por un hongo transmitido por el suelo. Es más destructiva cuando el suelo está demasiado húmedo y cuando el jardinero utiliza fertilizantes sintéticos. Los síntomas visuales son marchitamiento, amarilleamiento, retraso del crecimiento y deformación del fruto.

Nematodos – Esta es otra enfermedad común del tomate, aunque no afecta a los humanos ni a la fruta. Los nematodos son pequeños organismos en forma de hilo que viven en el suelo y se alimentan de las raíces de muchas plantas, incluidos los tomates. Hacen que las plantas se marchiten y mueran.

Síntomas de las enfermedades del tomate

Marchitez bacteriana – La marchitez bacteriana afecta primero a las hojas, que se vuelven amarillas y luego marrones a medida que la infección desciende por el tallo y se traslada a las raíces. Al mismo tiempo, la planta se atrofia. En la superficie, el tallo puede estar duro, hinchado y poco elástico, y las hojas pueden marchitarse y adquirir un color marrón amarillento.

Tizón precoz – En el caso del tizón precoz, los primeros signos son pequeñas manchas redondas en las hojas cubiertas de un moho blanco. A medida que avanza la temporada, las manchas se hacen más grandes y numerosas, y las hojas empiezan a caerse. Al final del periodo vegetativo, las hojas han desaparecido por completo.

Tizón tardío – Los primeros signos del tizón tardío son manchas de color marrón grisáceo en las hojas. Las manchas pueden estar empapadas de agua o tener un borde marrón oscuro. Al principio son del tamaño de un guisante, pero van aumentando de tamaño. Suelen concentrarse en el haz de las hojas y pueden ennegrecerse y desgarrarlas.

Derretimiento – El derretimiento suele manifestarse en forma de ampollas marrones o amarillentas en el fruto. También puede aparecer en hojas, tallos, flores e incluso en la punta de crecimiento de la tomatera. Las ampollas pueden reventar y supurar.

Marchitez por Fusarium – La marchitez por Fusarium afecta primero a las hojas inferiores, que se vuelven amarillas, se marchitan y caen. A medida que avanza la temporada, el hongo asciende por la planta, matando también las hojas superiores. El crecimiento de la planta se atrofia y produce muy pocos frutos.

Marchitez por Verticillium – El primer signo de la marchitez por Verticillium es el marchitamiento de las hojas inferiores. A medida que avanza la temporada, el marchitamiento se desplaza por la planta hasta las hojas superiores. El crecimiento de la planta se atrofia y produce muy pocos frutos.

Nematodos – Los nematodos provocan el marchitamiento de la planta. Las hojas primero se vuelven amarillas, luego marrones y mueren. El tallo parece arrugado y la planta puede no producir flores ni frutos.

Métodos de prevención de las enfermedades del tomate

Elija la variedad adecuada: Muchas enfermedades del tomate se transmiten por el suelo y pueden controlarse eligiendo una variedad resistente.

Mantenga el suelo sano: Evita plantar tomates en zonas cercanas a otras plantas donde se sabe que las enfermedades de las raíces son comunes, o donde has tenido problemas con enfermedades de las raíces en el pasado. También puedes enmendar el suelo con compost y otros materiales naturales para mantenerlo sano y reducir el riesgo de enfermedades.

Rota tus cultivos: La mejor forma de evitar las enfermedades comunes del tomate es eliminar por completo las esporas o toxinas de la enfermedad de la zona. Una de las mejores formas de hacerlo es rotar los cultivos.

Evita el exceso de nitrógeno: El exceso de nitrógeno en el suelo puede provocar la acumulación de bacterias, hongos y otros patógenos. Evita los fertilizantes ricos en nitrógeno y espera a que el suelo se haya enfriado en otoño para aplicarlos.

Evite el exceso de humedad: Regar los tomates con demasiada frecuencia, sobre todo cuando son jóvenes, puede provocar la proliferación de hongos y bacterias y el desarrollo de enfermedades como el tizón temprano.

Limpia las herramientas y el equipo: Una vez cosechados los tomates, asegúrate de limpiar todas las herramientas y el equipo y guárdalos en un lugar seco. Utiliza agua limpia en todas las herramientas, ya que las enfermedades pueden transmitirse a través de las gotas de agua.

Control de las enfermedades del tomate

Si acabas teniendo una planta de tomate enferma, la mejor forma de controlar la enfermedad es eliminando la planta infectada. Si la enfermedad del tomate aún está en sus primeras fases, puedes intentar quitar las hojas infectadas.

Si la enfermedad se ha extendido, lo mejor es eliminar la planta para evitar que las enfermedades del tomate infecten el resto del jardín. Si los tomates están enfermos pero siguen en la planta, lo mejor es cosecharlos lo antes posible.

Cuanto más tiempo permanezcan en la planta, más probabilidades hay de que se infecten. También es importante mantener el suelo alrededor de los tomates limpio y libre de residuos. Si observas algún signo de enfermedad en los tomates, lo mejor es deshacerse de la tierra.

Soluciones ecológicas para las enfermedades del tomate

Dado que muchas enfermedades del tomate están causadas por bacterias y hongos, puede ser posible controlarlas con agentes de control biológico como bacterias, hongos, nematodos y otras criaturas diminutas. Puede aplicarlos al suelo antes o después de plantar, o aplicarlos al follaje.