Enfermedades de césped en Verano

enfermedad de césped de hilo rojo

El césped es sin duda una de las estrellas de la época. No sólo eso, sino que da forma al característico manto verde del vivero que tanto apreciamos en los meses más soleados. Además, es el lugar donde se desarrolla gran parte de nuestra vida social y cotidiana durante esta estación. A pesar de ello, hay algo que no se debe descartar. Las enfermedades de la hierba son habituales durante la mitad del año. Hay algunos desastres horrendos los cuales pueden destruir el aspecto de nuestras plantas.

Saber distinguir las enfermedades del césped en verano puede ayudarnos a comprender lo que nos ocurre. Es más, curiosamente, estas enfermedades que acosan a nuestros adorados céspedes son, con frecuencia, las más oscuras para los amantes de las plantas. Hasta tal punto que a menudo no las reconocemos como enfermedades e intentamos reducirlas de maneras que pueden parecer sensatas pero que son absolutamente desaconsejables.

Así, sin desestimar lo significativo, debemos investigar cuáles son las infecciones de patio más conocidas del verano. La mayoría de estas enfermedades comienzan a afianzarse en nuestros patios en primavera. En consecuencia, evitarlas es tan importante como saber cómo solucionarlas.

Las enfermedades del césped en Verano más habituales

El verano es la estación en la que se dan todos los elementos fundamentales para el desarrollo de las infecciones del césped de verano. A las altas temperaturas presentes en esta estación, hay que añadir la vulnerabilidad del sistema hídrico, enormemente expandido. Obviamente, nuestros patios necesitan agua en condiciones normales para mantenerse verdes y sanos durante la estación más dura. Más allá de esto, sin embargo, es esencial darse cuenta de que numerosos microorganismos que pueden dañar su bienestar sólo se producen en condiciones de alta humedad.

Más allá de tener la opción de darse cuenta de lo que ocurre en nuestros jardines, es esencial considerar algo. Igualmente, tan importante como darse cuenta de cómo ahorrar agua en el jardín a finales de la primavera es comprobar en conjunto nuestro sistema de agua antes de que empiece la primavera. Lo que es más, no estamos simplemente mirando a asegurar que todo el sistema funcione correctamente, o que no haya abundancia, deficiencias o imperfecciones, sino que reguemos donde sea necesario. En cualquier caso, estamos mirando a la realización de cómo introducir un marco de sistema de agua por goteo o cómo recordar un marco de riego programado para nuestro jardín. Dos formas diferentes de prevenir las infecciones de verano en nuestros jardines.

El alcance de las enfermedades del césped a mediados de año es amplio. No obstante, hoy necesito centrarme en tres de las más conocidas.

1. Fusarium, una de las enfermedades del césped en verano más habituales

Esta puede ser la mayor migraña para los enamorados del jardín. Un incómodo compañero de fatigas que les lleva regularmente a tener una consideración escandalosa con su césped a finales de la primavera. Además: el enorme problema con cualquiera de los parásitos que asaltan los jardines es que pueden aparecer una cantidad aparentemente interminable de tiempo tras año, repitiéndose incluso en la época más fría del año. Y lo que es más, ocurre a causa del Fusarium.

césped enfermo con parche verano

A. Síntomas de fusarium en el césped

El Fusarium se manifiesta en la mayoría de los casos formando círculos de varios tonos en la hierba sana. El territorio afectado suele tener un tono amarillento o bronceado. En los estadios inferiores, el punto central del círculo suele seguir siendo una hierba verde ideal.

Puede parecernos un simple problema de estilo, pero el Fusarium es realmente peligroso para el césped. Ataca las raíces de la hierba hasta que se secan, haciendo que las hojas se desvanezcan poco a poco.

B. Cómo prevenir la aparición de fusarium

Tener este tipo de Organismos en nuestros patios no se debe a una explicación singular. A decir verdad, es el conjunto de terribles prácticas en el desarrollo de nuestro vivero. Detalles que se pasan por alto fácilmente y que acaban afectando enormemente al césped.

Para evitar esa apariencia, hay objetivos.

  • Tratar de la manera correcta, constantemente con un estiércol particular y ajustado para el césped. En el caso de que sea demasiado rico en nitrógeno, incitaremos el aumento de cualquier crecimiento. Además, es fascinante tener en cuenta que el abono es de entrega tan lenta que se puede regar al principio de la primavera y olvidarse de él hasta el otoño.
  • Fertilizante mineral natural para el césped
  • Haga circular el aire en otoño o primavera para mantener una distancia estratégica de la compactación del suelo.
  • Asegúrese de que su jardín se agote bien para evitar el desarrollo de la humedad.
  • Riegue profundamente antes de la aparición de los meses más calurosos. De este modo, reforzará los cimientos de su césped.
  • Aumente la estatura del corte del césped. En caso de que el corte sea excesivamente superficial, favorecerá la mejora de las enfermedades del césped a mediados de año.
Enfermedad en césped
Enfermedad del césped

C. Tratamiento del fusarium del césped

Los fungicidas explícitos para el césped son el camino para aniquilar el Fusarium. Sea como fuere, tenga cuidado: lograr esto es una carrera de distancia significativa, como sucede cuando consideramos matar a los bichos de los viveros. una aplicación no es suficiente: debemos estar constantemente a lo largo de los signos de cada fungicida.

Es todo menos una noción mal concebida aplicar profilácticamente con la aparición de la primavera, si la forma acaba de aparecer antes, o esquivar su aparición.

2. Oidio, otro enemigo de nuestro césped

Será reconocible para los que nos gusta cultivar. También, sí: es uno de los organismos que puede influir en nuestras plantas de exterior, para tener cuidado. La acumulación fina es, a decir verdad, quizá el problema de vivero más reconocido de las plantas de exterior. Sea como fuere, sorprendentemente, puede atormentar los jardines en cualquier caso, durante los largos tramos primarios del otoño.

césped enfermo con oidio

A. Síntomas de oidio en el césped

La conducta de las acumulaciones oidio El efecto secundario fundamental es un polvo blanquecino a grisáceo que aparece en el césped. Sin tener en cuenta estos signos, suele ser difícil de distinguir y, con frecuencia, es mejor buscar asistencia profesional.

B. Cómo prevenir el oidio

Las condiciones en las que se crea el moho fino son bastante seguras. Para dificultar la presencia de moho fino en nuestros patios, debemos mantenernos alejados de una mezcla de cinco ángulos

  • Zonas de sombra
  • Alta pegajosidad debida a un exceso de riego y a una filtración impotente.
  • Temperatura normal de 18 a 20 grados centígrados
  • Circulación ineficaz del aire por el suelo
  • Pocos recortes de hierba en el césped

C. Tratamiento del oidio en el césped

Como es un organismo, hay que rociar con fungicida de forma rutinaria hasta que se descubra cómo eliminarlo. Definitivamente no es una empresa sencilla, ya que es un parásito peligroso, no engañoso. No obstante, en el caso de que sea constante, puede desaparecer lentamente.

Tan importante como prescindir de él es prevenir su aparición. En consecuencia, desde el final del invierno, es prudente tratar nuestros jardines con azufre o cobre en modo preventivo.

Artículos relacionados