El cuidado del cardo: Un tutorial sobre el cuidado de la flor más bella de la Tierra

Suculentas  >>El cuidado del cardo

cardo 1 - El cuidado del cardo

Si alguna vez ha visto una imagen de un cardo, sabrá lo impresionantes que son.

Son espinosos y verdes, pero sus flores moradas y blancas te dejan boquiabierto. Pero en la vida real, el cuidado de los cardos no es tan fácil como parece.

Estas plantas son muy delicadas y no crecen bien en los jardines que la mayoría de la gente tiene en casa. Sin embargo, eso no significa que nunca puedas tener uno.

Con un poco de trabajo e investigación, puedes cultivar tus propias plantas de cardo y disfrutarlas durante todo el año. Incluso si no tienes un patio o jardín propio, hay muchos lugares donde puedes alquilar un espacio para cultivar una planta de cardo.

Aquí tienes todo lo que necesitas saber sobre el cuidado de los cardos, desde la semilla hasta la flor.

Lo que necesitarás

– Luz – Los cardos necesitan luz, pero no demasiada luz solar directa. Pueden crecer en la sombra parcial o en el interior cerca de una ventana soleada.

– Suelo- Los cardos crecen mejor en suelos arenosos con una gran cantidad de materia orgánica.

– Abono – Los cardos se alimentan mucho y necesitan un poco de abono regular. – Agua: los cardos necesitan una buena cantidad de agua, pero no demasiada.

– Contenedores- Los cardos crecen mejor en macetas. Pueden crecer en el suelo, pero necesitan un suelo suelto y arenoso que drene bien.

– Tiempo: si cultiva un cardo a partir de una semilla, deberá esperar al menos unos meses antes de ver las flores.

– Paciencia: cultivar cardos a partir de semillas puede ser un proceso largo, pero la recompensa merece la pena.

Plantación y cuidados del cardo

– Ubicación- Los cardos crecen mejor en suelos secos y arenosos que no tengan demasiada arcilla ni fertilizantes.

– Suelo- Cultivar los cardos en macetas en el interior es más fácil porque puedes controlar el pH del suelo. En cambio, cultivarlas en el suelo es un compromiso a largo plazo y mucho más difícil, pero al final resulta gratificante.

– Semillas- Las plantas de cardo se pueden cultivar a partir de semillas, pero también se pueden cultivar a partir de esquejes o divisiones de raíces.

– Luz- Los cardos son una planta de interior y no necesitan mucha luz, pero demasiada luz solar directa puede ser perjudicial.

– Agua – Los cardos necesitan un riego regular, pero no hay que regarlos en exceso. Un suelo arenoso que drene bien es el mejor para las plantas de cardo.

Cuándo plantar el cardo

– Momento – Puede plantar cardos en cualquier momento del año, pero crecen mejor cuando el suelo está caliente.

– Clima- Si vive en una zona con inviernos fríos, puede cultivar cardos en el interior. También puede plantarlos en el interior a principios de la primavera y trasplantarlos al exterior cuando el tiempo sea cálido.

La gran revelación: ¿Cuándo florecerá tu cardo?

– Floración – Algunas plantas de cardo florecen en otoño, mientras que otras lo hacen en primavera. Puedes averiguar cuándo florece tu cardo en particular buscándolo en una enciclopedia o en sitios web como Wikipedia.

Conclusión

Cultivar cardos puede ser difícil, pero la recompensa merece la pena.

Estas increíbles plantas tienen un aspecto estupendo tanto en el interior como en el exterior, y su olor es aún mejor.

Los cardos son una planta excelente para los principiantes porque no son muy exigentes con su entorno y su cultivo es fácil.

También son una gran opción para quien tenga poco tiempo, porque cultivarlos a partir de semillas lleva mucho tiempo. Si cultivas un cardo a partir de una semilla, puedes esperar al menos unos meses antes de ver alguna flor. Sin embargo, la espera merece la pena.

Cultivar tus propias plantas de cardo es una excelente introducción a la jardinería.