Cuidados de Nomeolvides o Myosotis alpestris

Flores  >> Flores moradas >> Cuidados de Nomeolvides

flores moradas blancas y azules de planta nomeolvides

Comúnmente conocidas como nomeolvides, científicamente conocidas como Myosotis alpestris, esta planta es una planta perenne originaria de la alta montaña cuyas propiedades físicas la convierten en una planta de maceta, rocalla decorativa y borduras, o para producir flores cortadas.

Características

La nomeolvides es una hierba que crece hasta 15 a 35 cm de altura y por lo general crece en grupos. Tiene un rizoma corto y grueso del que crecen muchas raíces largas y carnosas, mientras que el tallo es cilíndrico, curvo en la base y ramificado en la parte superior.

Las hojas de esta especie son lanceoladas, mientras que las inflorescencias aparecen en primavera y verano en densos racimos terminales con flores pequeñas y perfumadas que inicialmente tienen pétalos rosados ​​que luego se vuelven de color azul pálido o azul.

Cultivo

Lo primero que hay que tener en cuenta a la hora de cultivar una nomeolvides es que, al ser una especie que crece de forma natural en los prados de montaña, es ideal para aquellas con climas fríos, tolerantes a las heladas y propensas a la sequía.

El cultivo de Myosotis alpestris puede iniciarse directamente sembrando después de la última helada sin ningún tratamiento específico de preemergencia. Solo se recomienda remojar las semillas durante al menos dos días antes de la siembra para ablandar la membrana externa y estimular su desarrollo como plantas.

Si está cultivando en interiores, puede sembrar antes del final del período de heladas.

Los cuidados que necesita Nomeolvides o Myosotis alpestris

En cuanto a los requerimientos de suelo, los ejemplares de esta especie crecen bien en un medio con pH neutro o alcalino, con textura arenosa o fértil, y la turba rica en soluciones nutritivas y mezclada con arena es una de las mejores opciones porque tienen una mejor hidratación, otro importante factor en el crecimiento de esta planta. Eso sí, hay que tener cuidado de que la tierra drene bien para evitar encharcamientos por la lluvia o el riego regular.

Las nomeolvides requieren mucha luz solar para formarse, por lo que se recomienda colocarlas en exposición directa o sombra parcial.

Debido a que es una planta fácil de autopropagarse, es una buena idea podar las flores muertas antes de que las semillas se esparzan indiscriminadamente por todo el jardín.

Artículos relacionados