Características y cuidados de la euphorbia

Suculentas  >> Características y cuidados de la euphorbia

euphorbia suculenta

El género Euphorbia es muy amplio, con más de 2.000 especies. Unas 1.200 son plantas suculentas, algunas con formas llamativas y hojas anchas y carnosas, mientras que otras parecen más bien cactus espinosos. Los fitomejoradores suelen denominar a las plantas de este género como euforbias o hilanderas.

El género Euphorbia es un género algo confuso, con especies y subgéneros que se añaden y eliminan con frecuencia. El género incluye especies anuales, perennes y bienales. Se encuentran especies herbáceas y leñosas, arbustos, árboles caducifolios y perennes. La conexión entre las especies es la presencia de una savia blanca lechosa en las plantas.

La mayoría de las euforbias que se cultivan para su uso en paisajes o en interiores son suculentas con formas y follaje interesantes, aunque se sabe que algunas florecen. Un tipo típico de euforbia que no es suculenta es la poinsettia.

La mayoría de las euforbias florecen en primavera y verano y entran en reposo en invierno. En general, la mayoría de las variedades se plantan mejor en primavera, cuando las heladas ya no son un problema, pero las plantas de interior pueden plantarse en cualquier momento. El ritmo de crecimiento varía de lento a bastante rápido.

Todas las especies de Euphorbia son tóxicas para el ser humano y para los perros y gatos.

 Los niveles de toxicidad de las plantas varían de una especie a otra.

Cuidado de las euforbias

Las euforbias son muy fáciles de cuidar. Se necesita cierto esfuerzo para enraizar, pero una vez enraizada, la planta es autosuficiente. De hecho, son más los que mueren por exceso de cuidados, especialmente por exceso de riego, que por negligencia. Sin embargo, son bastante resistentes, por lo que son plantas ideales para los principiantes.

Es muy importante proporcionar a la Euphorbia un suelo bien drenado. El agua en el suelo hará que las raíces se pudran rápidamente y maten a la planta. Si se cultiva en contenedores, la maceta debe tener agujeros de drenaje adecuados. Las macetas sin esmaltar son las mejores, ya que permiten que el exceso de agua salga de las paredes y de los agujeros de drenaje.

Garantizar una luz solar adecuada y un riego regular. Evite el riego por encima de la cabeza, ya que puede provocar infecciones fúngicas como el moho en el follaje. La poda sólo suele ser necesaria para que las plantas que crecen demasiado tengan un tamaño aceptable.

Luz

Las euforbias prefieren un lugar soleado. Esto significa un lugar con al menos 6-8 horas de luz solar directa la mayoría de los días. En climas cálidos, la mayoría de las especies pueden beneficiarse de la penumbra.

El suelo

Todas las euforbias, especialmente las variedades suculentas, requieren un suelo bien drenado; lo mejor es un suelo arenoso ligeramente ácido o neutro con un pH de 5,0-7,0, aunque la mayoría de las especies prosperan en suelos ligeramente alcalinos. Cuando se cultivan en contenedores, las euforbias deben plantarse en una mezcla de cactus y semillas.

El agua

En primavera y otoño, cuando las plantas estén creciendo bien, riegue cuando los primeros centímetros del suelo estén secos. Durante los meses de invierno, el riego debe reducirse hasta que la planta muestre signos de marchitamiento.

Temperatura y humedad

La mayoría de las especies de euforbias toleran bien las altas temperaturas, prefiriendo entornos más cálidos con una temperatura media diaria de unos 80 grados Fahrenheit. La tolerancia al frío varía de una especie a otra. Algunas pueden tolerar ligeras heladas, mientras que otras crecen mal a temperaturas inferiores a los 55 grados Fahrenheit. La tolerancia a la humedad también varía. Para prevenir las enfermedades fúngicas, es importante asegurar una buena ventilación alrededor de la planta en climas húmedos.

euphorbia

Fertilización

Las necesidades de nutrientes varían de una especie a otra de euforbia, pero los fertilizantes suelen ayudar. Añadir compost o abono orgánico equilibrado a las nuevas plantas fomentará un crecimiento saludable. Muchas euforbias se pueden abonar con seguridad con un fertilizante líquido débil durante la temporada de crecimiento después de una aplicación inicial de fertilizante. Siga las instrucciones de la etiqueta del producto para determinar la cantidad de fertilizante que debe aplicar.

Las plantas cultivadas en contenedores suelen necesitar más abono que las cultivadas en el suelo. Y las plantas con hojas amarillentas en la parte inferior necesitan más abono.

Estas son algunas especies típicas de Euphorbia

– Una planta perenne de 12 a 18 pulgadas de altura, con brácteas amarillas en primavera,.

– Una planta de hoja perenne con arbustos espinosos, de hasta 3 metros de altura en el exterior en las zonas 9 a 11. También se puede cultivar en interiores, pero normalmente no alcanza su tamaño máximo en el interior. Flores repetidas de color rojo, rosa o amarillo, según la variedad.

La euforbia bola (Euphorbia obesa) es una pequeña planta suculenta con un tallo redondo y esférico que se convierte gradualmente en cilíndrico con el paso de los años. Suele cultivarse como planta de interior, pero también puede cultivarse al aire libre en las zonas 10 y 11.

– La cola de burro, Euphorbiamyrsinites, es una suculenta perenne con hojas espirales de color verde azulado. Mide entre 6 y 10 cm de altura y produce brácteas amarillas en forma de estrella en primavera. Es una planta tapizante común en las zonas 5 a 9.

La Euphorbiaamygdaloides es una planta arbustiva de hoja perenne de 18-24 cm de altura con flores amarillas a mediados y finales de la primavera. Apto para el cultivo en las zonas 6 a 8. El avellano púrpura (Euphorbiaamygdaloides ‘Purpurea’) es una variedad popular.

euphorbia

Propagación de Euphorbia

La Euphorbia puede cultivarse a partir de semillas, pero éstas son difíciles de germinar (y de encontrar). Por ello, la planta suele propagarse por esquejes. Lo ideal es hacerlo en primavera, cuando empiezan a formarse nuevos brotes, pero también puede propagarse en verano.

  1. Haga cortes en la parte superior de al menos 3 pulgadas de largo con un cuchillo afilado y limpio. Utilice guantes para manipular los esquejes frescos, ya que pueden arrancar el látex e irritar la piel.
  2. 2. Dejar que los tallos cortados se sequen y se hinchen al menos durante la noche, preferiblemente durante unos días. Esto aumentará la tasa de éxito.
  3. Coloque las semillas o la mezcla para macetas de cactus en una maceta de 4 pulgadas y riegue lentamente hasta que se humedezca de manera uniforme.
  4. Sumerja los esquejes en la hormona de enraizamiento y colóquelos al menos a 1/3 de pulgada en el suelo.
  5. Mojar ligeramente la tierra hasta que los esquejes echen raíces.
  6. cuando los esquejes se presionan ligeramente y se siente resistencia, están listos para ser plantados en un recipiente grande o en un lecho de jardín.

Trasplante

Si cultiva la Euphorbia en el interior, elija una mezcla de maceta especial y bien drenada para cactus y suculentas. También puede mezclar 3 partes de tierra para macetas, 3 partes de arena gruesa o grava y 2 partes de perlita o piedra pómez. Las macetas de terracota son ideales. Esto se debe a que su naturaleza porosa les permite absorber la humedad del suelo, evitando la putrefacción de las raíces.

Plagas y enfermedades comunes

Las euforbias no suelen ser plantas muy problemáticas. Algunos insectos encuentran la Euphorbia atractiva por su savia lechosa y sus agujas afiladas. Sin embargo, hay que tener en cuenta las plagas. Las plagas típicas son las cochinillas y los ácaros. Se alimentan de las plantas, las debilitan y finalmente las matan. Las poblaciones de estos dos insectos pueden crecer rápidamente hasta alcanzar cifras enormes. Por lo tanto, cuanto antes se detecten, más posibilidades habrá de tratarlos. Los jabones y aceites insecticidas son buenos productos no tóxicos.

El exceso de humedad también puede provocar la putrefacción de las raíces y enfermedades fúngicas. Antes de recurrir a los fungicidas, intente primero establecer un buen entorno de cultivo.

Artículos relacionados