Cómo cuidar tu planta de jazmín en tu jardín

Flores  >> Flores blancas  >> Cuidado del jazmín

Flores blancas enredadera de jazmin

El jazmín tiene un aroma distintivo que tiende a atraer a todos los que lo perciben. Tiene un olor agradable que nos conecta rápidamente con la naturaleza. Si a ti también te encanta el jazmín y quieres tenerlo en casa, no dudes en seguir leyendo.

No importa en qué época del año te encuentres, si amas el jazmín, debes aprender a cuidarlo para que florezca y te deleite con su fragancia y sus flores. No importa qué jazmín elijas, disfrutarás de estas flores blancas o amarillas, junto con su aroma mágico y en forma de estrella. Con buen cuidado, puedes tener plantas impresionantes durante todo el año. En Plantas de Jardín te explicamos cómo cuidar las plantas de jazmín de tu jardín con esta sencilla guía.

Características del jazmín

  • Su nombre científico es jazmín, y es una planta trepadora originaria de las regiones tropicales de Asia, Europa y África.
  • Una de sus principales características es su alto valor ornamental y fuerte aroma, siendo una de las especies de árboles trepadores más utilizadas en jardines, tanto públicos como privados.
  • Suele alcanzar una altura máxima de 5 metros, y sus flores exhiben hermosas inflorescencias blancas o amarillas, según la especie.
  • Otra característica es que el jazmín no tiene plagas y enfermedades conocidas que afecten seriamente su crecimiento y desarrollo. Entonces, algunas plagas y enfermedades atacarán al jazmín y lo debilitarán, pero por lo general no lo lastimarán lo suficiente como para matarlo.

Clima, luz y ubicación

Cuando hablamos de jazmín, solo el primer y más importante punto a mencionar. Se sabe que estas plantas requieren alrededor de 4 horas de exposición directa a la luz por día.

Con esto en mente, querrá colocar su jazmín en maceta en un área bien iluminada, idealmente cerca de una ventana, o incluso afuera en un balcón o patio durante los meses más cálidos. Además, las plantas crecen más sanas y vigorosas si están en un área ventilada, y la circulación del aire ayuda a mantener niveles de humedad adecuados para producir flores grandes y fragantes.

En cuanto al clima de los meses más fríos, si una planta invernó a una temperatura estable por encima de los 10ºC, es probable que no florezca en la siguiente estación más cálida ya que no entrará en letargo. Para evitarlo, es necesario sacarlo al aire libre en invierno, pero en una zona protegida de las heladas, que pueden matar al jazmín. Tan pronto como llegue la primavera, llévala adentro si quieres, pero especialmente si está en un lugar que recibe algunas horas de luz solar intensa.

Sustrato

En lugar del sustrato y el recipiente, las macetas deben tener orificios de drenaje, ya que el jazmín requiere riego frecuente y no tolera las manchas de agua en el sustrato.

Prepare una grava de tamaño mediano y guijarros en el fondo de la maceta para que los agujeros de drenaje no se obstruyan y la tierra no los atraviese, luego agregue tierra liviana y bien drenada. Recomendamos usar una mezcla de una parte de turba, una parte de fibra de coco y una parte de humus de lombriz para obtener una mezcla rica en nutrientes que evite los charcos. Si necesita una mayor liberación de agua, puede agregar un poco de arena a la mezcla.

Riego

El jazmín requiere que el suelo o sustrato esté casi permanentemente húmedo durante los meses más cálidos, pero no inundado. Lo mejor es regar más y menos agua. Si hay un plato en el fondo de la vasija, asegúrese de verter el exceso de agua después de 10-15 minutos de riego. En invierno, debes reducir el riego a una vez por semana o cada quince días.

Abono

Si utilizas mucho humus de lombriz en el fondo de tu sustrato, ya estarás aportando muchos nutrientes a tus plantas. Sin embargo, durante los meses más cálidos, se recomiendan donaciones mensuales adicionales. Puedes utilizar abonos y abonos específicos, o hacer abonos orgánicos caseros a partir de cáscaras de plátano o cenizas vegetales, que son muy ricas en potasio.

Artículos relacionados